Una de las principales preocupaciones que tenemos como padres es la educación escolar de nuestros hijos. Queremos que se conviertan en buenos estudiantes y que logren todos los objetivos académicos posibles.

Demostrar a nuestros hijos que el estudio es importante y que trabajamos de forma conjunta con el profesorado es una buena actitud para que nuestros hijos se responsabilicen de esta tarea. Y no tenemos que esperar a que cursen estudios superiores para enseñarles a tener un hábito de estudio.

Esta actitud positiva de los padres antes los deberes ayuda a los niños a cumplir con su obligación de forma natural.

El valor de los deberes en los niños

  • Aprendizaje. Es importante que los padres reconozcan el valor de los deberes en el aprendizaje y tengan paciencia para ayudar a sus hijos.
  • Los padres deben alimentar de manera positiva la necesidad de hacer los deberes con los niños como una obligación y como un beneficio para ellos.
  • Hábitos y rutinas. Después del colegio y la merienda, fija una hora para empezar a hacer los deberes y demuestra firmeza. Tu hijo debe saber que puede realizarte consultas o preguntarte algo que no entienda.
  • Marca tiempos. Aprovechar mejor el tiempo es fundamental para evitar que tu hijo tarde demasiado en hacer la tarea. Así, los deberes no le parecerán aburridos.
  • Estímulos positivos. Demuestra lo importante que es cumplir con los deberes, pero de una forma positiva.

Los deberes

  • Cuando empiezan a ir al colegio suelen tener deberes para casa. En este caso la norma también es clara: debemos permitir que el niño haga solo lo que puede hacer por sí mismo. Si has hablado con su profesor y sabes que sistemáticamente tiene alguna tarea que terminar, entonces fija un tiempo de estudio en casa.
  • Es recomendable que estudie siempre en el mismo lugar, intentando eliminar de ese espacio cosas que puedan distraerle.
  • Después de ese tiempo de estudio, el horario debe incluir un tiempo de esparcimiento en el que el niño pueda hacer algo que realmente le apetezca. Después del estudio tu hijo puede jugar o ver la tele o lo que él quiera (dentro de lo posible), de manera que sea un aliciente para acabar sus deberes y le sirva de recompensa.
  • Refuerza todos los intentos que haga por realizar sus deberes. No tiene sentido que entres en una dinámica de repasarlo todo si no es necesario. El profesor supervisará sus deberes y le irá dando pistas sobre cómo ir mejorando. En la medida de lo posible, el niño debe desarrollar su autonomía para organizarse, resolver tareas, preparar su cartera… si tiene dificultades en alguna de estas tareas, establece algún sistema de recompensa para facilitárselo.
  • Establecer una buena comunicación con el profesor nos ayuda a conocer los progresos de nuestro hijo y entender las necesidades que vayan surgiendo.

En esta semana dedica al comienzo del nuevo curso, no queríamos terminar el post sin recordaros que “Estudiar no es un castigo”. No podéis caer en el error de mandarle a estudiar cuando os enfadéis con vuestro hijo. No olvidéis que vuestro objetivo es intentar que el estudio se convierta en una actividad lo más agradable posible.

***

Tu psicólogo en Andújar

A&M Psicología Andújar

http://www.facebook.com/aympsicologia

http://www.aympsicologiaandujar.com